16 de julio de 2013

Destino: Porto


...Vayamos por partes que se me acumulan...

Porto

Aunque han sido 48h escasas... Por fín puedo decir... Ya conozco Oporto!

Coincidió con tiempo muy variopinto, con fresquito en general. (Menos mal que al viajar en coche puedo llevar todos los "por si acaso" que me quepan en el coche).

Este es el hotel dónde me alojé. Una fachada que nada tiene que ver con el interior. Otra imagen, el patio interior de la "casa" y las vistas desde mi habitación.


"Pedra Ibérica". Perfecto con respecto calidad-precio. Peculiar alojamiento para un viaje de curro. Céntrico, con opciones de aparcamiento, wifi, algunos servicios cerca y un lugar sin grandes lujos donde poder relajarse al terminar el día. 

"La calle de las tiendas", rua Santa Catarina.
En todas las ciudades suele haber alguna que destaca sobre el resto, la de Oporto es impresionante, hay tiendas de todo tipo, vintage, segunda mano... 
y aunque no resulta tan agotador como quise preveer, id preparados de calzado cómodo,
Oporto tiene una cantidad de cuestas... qué barbaridad! 
Viaja a la Belle Époque haciendo una parada en el elegante Café Majestic, fundado en 1921. Uno de los locales con más glamour de la ciudad.
(El momento en la puerta de al lado me encantó).

Tiendas que me llamaron la atención bien por su fachada, la marca o sus escaparates.

Estampados florales típicos de los azulejos portugueses, corcho, más corcho, (allí hay mucho, pues representa más del 50% de la producción mundial de corcho). 
Y por último, el mañoso y original vinilo del escaparate.

Como no, hay que visitar al menos, una bodega de vino.
Suele ser un recorrido por la ciudad de 2h y media aproximadamente que termina en una de las bodegas y con un aperitivo por cortesía de la misma.
Real Companhia Velha100% recomendado.
 Paseando por la Avenida de los Aliados, dónde se encuentra el Ayuntamiento
 y otros tantos edificios modernistas.


Desde la Catedral de la Sé de Oporto. Vistas, vistas, vistas y más vistas! Es la gran ventaja de que haya tantas cuestas...

Y la gran sorpresa, una Asesoría de Imagen en el Centro Comercial Dolce Vita
Ofrece precios asequibles y ya sólo el sitio es inspirador.
Oporto es precioso, ese mestizaje tan original, las miles de tiendas, las playas, gente educadísima y comida para chuparse los dedos... 
Un provechoso viaje que espero repetir muy pronto...
Hasta la Moda!