1 de septiembre de 2014

Corsé, moda lencera y Pussycat

El pasado martes me puse este corsé para salir en un repor de TVE. Desde entonces he recibido unos cuántos  correos preguntándome dónde pueden encontrarlo, cómo han de combinarlo... Así que ya me rondaba la idea de este post.

(Si quieres verlo, minuto 11 aproximadamente)

El primer corsé data en el renacimiento y se le denominó "corsé-jaula" porque estaba hecho de hierro.
Apareció en las Cortes de España hacia el siglo XVI y rápidamente fue extendiéndose a otras cortes europeas. Pero hasta los siglos XVII y XVIII no fueron usados por las clases más populares, que comenzaron por versiones más sencillas y con menos ballenas pasando por múltiples variantes a lo largo de la historia.

Fue una prenda caracterizada por deformar el cuerpo femenino, la ajustada prenda iba estrechando las costillas hasta reducir notablemente la capacidad pulmonar de las mujeres. La rigidez de su estructura y los tirantes anchos exigían una pose que ensalzaba el cuello, el busto y reducía notablemente el contorno de la cintura luciendo una esbelta espalda.

Fue Paul Poiret quien liberó a la mujer del corsé, algo verdaderamente revolucionario para la época. Aunque fue él mismo quien poco después las aprisionó en la "falda trabada" que creó en 1906, pero esa es otra historia. 

Corsé victoriano de 1878

Muchos de los corsés actuales son en realidad bustiers o tops, están generalmente hechos de encajes y tejidos inspirados en modelos de antaño, aunque ahora apenas alteran la figura de quien lo lleva.

Es una prenda muy femenina, sugerente. También cómoda y favorecedora dependiendo de su forma. Es genial como fondo de armario y puedes usarlo para un evento especial con una falda midi. Como base bajo otra pieza muy transparente o como prenda exterior por ejemplo, combinada con un vaquero. 

Este es mi corsé para el día, lo compré en el mercadilo solidario contra la polio de Rotary Club, la pasada primavera en Cáceres. Me costó 30€. (Lo he visto en algunas páginas de internet y a precios diferentes). 
Lo he combinado con Jeans azules de Dolce&Gabbana y sandalias de piel de serraje nude de una tienda de Don Benito.





Lo que está claro es que la moda lencera ofrece un mundo de posibilidades. El ejemplo más reciente que recuerdo es de hace unas horas, este vestido de Zuhair Murad que luce espectacularmente Blanca Suárez y que Divinity publicaba esta mañana, me ha dado la idea para mi post de hoy: M  O  D  A     L  E  N  C  E  R  A


Y queriendo saber un poco más sobre el uso de esta tendencia, he venido hasta Pussycat, la boutique erótica de Mérida. 


Se trata de una tienda especializada en erotismo y sensualidad Y en la que, a mi parecer, ofrecen mucho más que sex shoptupper sex
Son profesionales que ponen a nuestra disposición conocimientos y experiencia para hacernos la vida más placentera. 
Esther Calvo, psicóloga y sexóloga se ocupa de atender personalmente las preguntas, dudas, problemas e inquietudes relacionadas con la sexualidad. Ofrece talleres formativos a partir de un sencillo concepto: educación sexual para la promoción de una sexualidad libre, sana y natural.
Pulsa aquí para ver la web de Pussycat y su stock de lencería

Y si te preocupa la talla, tranquila que también han pensado en tí. De hecho, han pensado en todas porque tienen tallaje muy mini, ajustables y tallas grandes.
Foto cedida por Pussycat a través de Elly Mayday Official Fanpage

Estos antifaces de inspiración kitsch me han encantado, son hechos a mano.


Chicas, hay corsés para lucir dentro y fuera de casa, de lo que no hay duda es que has de buscar el que te haga sentir sexy y femenina. Si tienes dudas para combinarlo o encontrar el apropiado para tu figura, escríbeme sin compromiso. 
Hasta aquí el laaargo post de hoy. ¡Espero que os haya gustado!

¡  H  a  s  t  a      l  a     M  o  d  a  !